La Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte (UCN) es una unidad académica cuyo quehacer formador lo materializa a través de 4 programas de pregrado, todos ellos acreditados por la Agencia Acreditadora de Ciencias de la Salud (AACS), a saber: Medicina, 6 años; Enfermería, 5 años; Kinesiología, 5 años y Nutrición y dietética, 4 años y programas de educación continua.

Los currículos de nuestra Facultad abordan no sólo las competencias profesionales que los estudiantes de las distintas carreras deben alcanzar, sino también un conjunto de competencias genéricas que deben ser desarrolladas y evaluadas para cumplir con el Perfil de Egreso para así, entregar al mercado laboral, profesionales de calidad. En este contexto, actualmente existe una oportunidad de mejora en los sistemas de enseñanza y evaluación de las competencias profesionales y genéricas ya que habilidades, como el trabajo en un equipo multidisciplinario, liderazgo, comunicación, manejo de situaciones complejas, entre otras, no son enseñadas de manera estandarizada; algunos procedimientos deben ser enseñados con los pacientes reales ya que no se dispone de un lugar y recursos tecnológicos para practicarlos en ambientes simulados, lo cual puede implicar riesgos y conflictos éticos. Además el trabajo multidisciplinario, competencia genérica esencial dentro del profesionalismo, se ve favorecido en la actualidad, sólo al final del proceso de formación de las carreras de la FAMED, en el internado profesional rural.

La Oficina de Educación Médica de la FAMED (OEM), es el ente asesor técnico de la Facultad en las áreas pedagógicas. Ésta ha establecido entre sus ejes prioritarios la implementación de estrategias didácticas y de evaluación que mejoren la calidad de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Realizando además control, seguimiento, evaluación e intervenciones para mejorar la calidad de los procesos formativos de las distintas carreras de la Facultad. De esta forma, se ha transformado en el ente articulador de la vinculación de los procesos docentes, tanto transversal como verticalmente al interior y al exterior de la Facultad. Por lo anteriormente expuesto, la implementación del Centro de Habilidades Clínicas nace como una necesidad desde la OEM, para modernizar y reforzar el aprendizaje centrado en el estudiante y basado en competencias, acorde al Proyecto Educativo de la UCN.

Este Centro de Habilidades Clínicas en base a una sala de urgencia, sala de reanimación, sala de hospitalización y salas de atención ambulatoria, además de espacios para el análisis post simulación, fortalecerá la enseñanza y evaluación estandarizada de competencias profesionales, competencias genéricas, la formación de actitudes ético-valóricas necesarias para brindar una adecuada atención de salud al paciente y la integración multidisciplinaria de las carreras que imparte esta Facultad. Todo en un ambiente seguro, controlado, realístico, con un enfoque sistemático, que permita ensayo y error sin arriesgar la seguridad del paciente. Los estudiantes tendrán la posibilidad de practicar las competencias cuantas veces sea necesario hasta la adquisición de éstas, previo al contacto con los pacientes reales, lo que hoy la sociedad lo ha establecido como un imperativo ético. Lo anterior impacta positivamente en la calidad y excelencia de la docencia impartida facilitando la transición entre la teoría del aula y la práctica clínica, promoviendo el aprendizaje activo y ajustando la enseñanza a los diferentes estilos de aprendizaje de los estudiantes. La implementación de estas estrategias beneficiará a 928 estudiantes pertenecientes a las carreras de pregrado de la Facultad de Medicina.

La instauración de esta metodología docente activa y centrada en el estudiante, es coherente con el Proyecto Educativo UCN y con el plan de desarrollo estratégico de la FAMED. La simulación ayudará a que el 70% de los estudiantes al quinto año , pos cierre de proyecto, se beneficien del centro de habilidades clínicas, se tripliquen en promedio la hora de exposición a la simulación por alumno y se creen 4 protocolos de enseñanza y evaluación validados, que promuevan la progresión en la adquisición de habilidades y competencias de nuestros estudiantes. Así también, este modelo permitirá medir la enseñanza y evaluación sistematizada de 10 competencias, tanto genéricas como profesionales específicas de los diferentes programas de formación de la Facultad. Por último, el proyecto establece las bases para eventualmente replicar la simulación en otras áreas del conocimiento a nivel institucional, como por ejemplo,  en juicios orales de derecho, servicio post venta en ingeniería comercial, simulación de procesos en ingeniería y construcción civil, entre otros. Para ello, deberá existir un trabajo colaborativo con el CIMET y CIDIN (Centro de Innovación Metodológica y tecnológica y centro de innovación docente de ingeniería) para realizar estudio que permita precisar la réplica del modelo de simulación en las otras facultades de la institución.