Felices y orgullosos se encuentran los estudiante de Medicina Vanessa Flores y Felipe Gallardo, quienes obtuvieron el primer lugar en trabajos de investigación en el Congreso Científico Nacional de Estudiantes de Medicina (CCNEM) 2017, en las categorías de "Ciencias básicas" y "Medicina Interna", respectivamente.

La versión tuvo por objetivo analizar y discutir temas vinculados a los últimos avances en ginecología, desde la perspectiva de la salud reproductiva, sexual y anticonceptiva.

En dicho marco, se programaron una serie de conferencias y simposios que buscaron difundir temáticas vinculadas a medicina y al bienestar de las personas, todo esto con una perspectiva crítica, alto nivel técnico y una base humanista.

Organizado por la Sociedad Científica de Estudiantes de Medicina de la Universidad de Valparaíso, también fue un espacio para que estudiantes provenientes de distintos puntos del país presentaran sus investigaciones.

Perseverancia

Para Felipe Gallardo, estudiante de 5º año de Medicina de la Universidad Católica del Norte, el primer lugar alcanzado en modalidad de trabajos de Investigación, con “Experiencia en marcapasos definitivo en adultos mayores en el Hospital San Juan de Dios de La Serena” es fruto del esfuerzo y persistencia del equipo que desarrolló la investigación.

Es que junto a Catalina Díaz, Sofía Echeverría y Javiera Díaz, debieron experimentar una gran decepción cuando comenzaban: “como grupo recurrimos a gente experta en las estadísticas, en esa búsqueda, un doctor nos dijo que el trabajo carecía de sentido, que no le veía futuro y no íbamos a llegar a ningún lado. Salimos súper desmotivado de ahí, pensamos no hacer la investigación. Y después pensamos: no, perseveremos, tratemos de orientarlo, entonces, ahí encontramos lo que servía, que era llevarlo hacia los temas de contingencia en la región”, señaló Felipe Gallardo.

A partir de ese momento, el grupo de estudiantes centró sus esfuerzos en evaluar la experiencia de terapia con marcapaso definitivo, en forma percutánea, en el Hospital San Juan de Dios de La Serena, una terapia que es relativamente nueva: “Caracterizamos a estos pacientes y lo más novedoso que encontramos -y que tiene relación con la etiología del implante del dispositivo- fue que la enfermedad de Chagas está en segundo lugar, lo que se refleja en que nuestra región es endémica para esa enfermedad”, precisó el estudiante.

De esta forma, el equipo planteó orientar las políticas públicas hacia la prevención, detección y manejo de las complicaciones de la enfermedad de Chagas, aspecto que fue valorado por quienes conocieron detalles de la investigación. “Lo más valioso del trabajo es que mostramos, a nivel nacional, una realidad que solamente ocurre acá. Entonces, era un tema que ni siquiera manejaban los doctores que estaban allí, era totalmente nuevo para ellos, estaban súper interesados, querían que yo les contara cómo se vive acá. Finalmente, lo que logramos fue crear conciencia respecto a una enfermedad que es muy importante en nuestro país”, explicó.

Confianza

Para Vanessa Flores, ganadora del primer lugar en la categoría “Ciencias Básicas”, la clave del logro de su equipo de trabajo radica en la confianza. “Esto fue un proyecto que inició la Dra. Paola Haeger, quien hizo un llamado a participar. Junto con Carolina Toledo y Catalina Valladares fuimos a hablar personalmente con ella para saber si teníamos alguna posibilidad, debido a que en ese entonces éramos estudiantes de primer año. Muy amablemente nos aceptó y nos dijo que ella buscaba personas responsables e interesadas en aprender, que no importaba el resto, sino que nos comprometiéramos con el proyecto”.

Así se originó "Exposición intrauterina a etanol y aislamiento como factores potenciadores del consumo de etanol en ratas adultas estudiadas en Coquimbo 2017", una investigación que analiza si la exposición intrauterina a etanol, sumado al aislamiento en la adolescencia, son factores que van a aumentar el consumo de etanol en adultos.

“Comenzamos trabajando a mediados de diciembre del 2016 y terminamos en marzo del 2017. Nos dividimos en 3 grupos. Éramos los encargados de cuidar a las ratitas, alimentarlas, limpiarlas y colocar la ingesta y medir los resultados obtenidos”, relató Vanessa.

Para los asistentes al congreso, una de las fortalezas de la investigación fue lo novedoso del planteamiento: “les llamaba la atención, además, son muy pocos los trabajos de ciencias básicas que se presentan en los congresos, debido a que necesita más tiempo y dedicación para poder realizarlos”, señaló la estudiante de segundo año de Medicina.

Estímulo

Más allá de la alegría por los logros alcanzados, para ambos estudiantes la posibilidad de participar en el congreso representa un incentivo para seguir desarrollando nuevos estudios. A juicio de Vanessa Flores, “es una instancia en la que se aprende muchísimo y que, personalmente, disfruté haciendo una de las cosas que más me gusta, que es dedicarme a la investigación ”.

Sensación compartida por Felipe quien afirmó: “Dicen que cuando las cosas cuestan más, uno las valora más, por eso ahora queremos seguir investigando en la misma línea y estudiando nuevas terapias”.

Futuro esfuerzo que, sin duda, se transformará en un aporte para la Facultad de Medicina y para toda la región de Coquimbo.