Con la presencia del equipo Éxito Académico de la Universidad Católica del Norte se llevó a cabo el “Taller de desarrollo de habilidades para el mundo laboral”.

Durante dos jornadas, estudiantes de la carrera de Enfermería reflexionaron acerca de distintos temas que deberán enfrentar en el transcurso de su vida profesional.

“Esta iniciativa partió producto de las conversaciones con los Internos respecto de sus sentimientos durante la experiencia del Internado. Lo que ellos me referían es que en las áreas del saber y del saber hacer no tenían problemas, sin embargo, el enfrentar de buena forma la crítica, organizar su tiempo, empoderarse del rol profesional, se les hacía muy difícil dado que durante toda su actividad académica siempre estuvieron guiados por un tutor cercano y ahora ellos tenían que autogestionarse. Esto lo conversamos al interior de la carrera y nos llevó a conversar con Mauricio Díaz para ver la posibilidad de hacer este taller, de manera que tuvieran más herramientas y su segunda etapa del Internado, no solo fuera más exitosa sino que también más fluida”, explicó Mónica Ferrada, académica a cargo de la jornada.

La actividad se desarrolló bajo metodologías activas, aplicando diversos test para recoger las percepciones que poseen los estudiantes frente a las habilidades personales, sociales y emocionales.

De esta forma, los alumnos hicieron un recorrido reflexivo en torno a sus experiencias durante sus primeros 5 meses de internado, guiados por sociólogos, psicólogos, psicopedagogos e ingeniero civil industrial que componen el equipo asesor.

“Esta reflexión se hace provechosa en el sentido de que al tener la primera experiencia de internado ya se tiene una base y los cimientos para hacer una retroalimentación. Hacer una reconstrucción y poder construir para una segunda etapa permite no cometer los mismos errores y, en ese sentido, nos impulsa a desarrollar mejor los objetivos durante el segundo semestre”, manifestó Felipe Díaz Ponce, estudiante de quinto año enfermería.

El primer módulo abordó la "comunicación efectiva", trabajo interactivo con dinámicas y uso del lenguaje verbal y corporal, mientras que en el segundo se implementaron estrategias para afrontar de mejor forma las expectativas laborales, entrevista, retroalimentación, escucha activa, liderazgo y organización del tiempo.

En tanto, en el tercer módulo se desarrollaron estrategias de autocuidado personal y uso eficiente del tiempo de descanso y se identificaron factores protectores.

Con hijos y una familia detrás, la experiencia de la estudiante Carol Cortés mientras desarrolló su internado fue gratificante pero también intensa. Por ello, valoró las herramientas entregadas durante la jornada: “Esta instancia me pareció muy buena ya que nunca habíamos vivido una retroalimentación entre todos. Porque todos vivimos distintas experiencias pero en cierto punto se asemejan a lo que uno ha vivido, entonces esto sirve para darnos cuenta de que no somos los únicos a los que le ha pasado algo. Este tipo de actividades nos entrega las herramientas para enfrentar distintas situaciones, en este caso nuestro segundo internado, que a veces el primer internado es todo nuevo y ahora vamos a ir con una nueva experiencia y otras herramientas que van a servir a futuro cuando seamos profesionales”, precisó.

El taller también brindó herramientas para equilibrar la vida personal y laboral. De esta forma, el cuarto módulo abordó el proyecto vital en un espacio de desarrollo profesional, se integraron técnicas de coaching integral y la imaginería como recurso personal.

Finalmente, los estudiantes llevaron a cabo un plenario donde se dieron a conocer las conclusiones generales.

“Compartir las experiencias del internado me parece muy buena ya que, por ejemplo, si voy al internado que le tocó a mi compañera conozco sus experiencias y las estrategias que usaron para resolver sus problemas. Ahora voy a internado intrahospitalario que es realmente lo que me gusta, entonces, estoy ansiosa porque esta instancia me ha ayudado a detectar mis capacidades, mis fortalezas, mis debilidades y lo que tengo que ejercitar con mayor empeño para seguir adelante”, declaró la estudiante Isabel Lamas.

“Me da mucho gusto que esta iniciativa se haya podido llevar a cabo de manera tan exitosa, por lo que agradezco a Mauricio y a todo el equipo de "Éxito Académico" su excelente disposición para realizar este taller que ha sido tan bien evaluado por los Internos”, precisó Mónica ferrada.

El taller fue evaluado positivamente ya que permitirá que los estudiantes enfrenten con mejores herramientas su segunda experiencia de internado.