Natalia Núñez Labra y Jorge Boilet Muñoz pasarán a la historia de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte como los primeros egresados de la Especialidad de Ginecología.

Es que luego de tres años de intenso proceso de formación, ambos recuerdan con agradecimiento su beca, especialmente porque muchos logros se alcanzaron sobre la marcha. “Cuando comenzó a formarse el proyecto, decidí aceptar el desafío. Al principio costó un poco, pero fuimos capaces de avanzar y crecer”, recordó la becada Natalia Núñez.

La Dra. Núñez -quien cumplirá su fase asistencial obligatoria en el Hospital San José del Carmen de Copiapó, a partir de 2018- realizó toda su formación profesional en la UCN y aceptó el desafío de ser parte de la primera generación de la especialidad. “Es una beca nueva y que, además, partió con una mujer así es que estoy orgullosa y contenta porque, en la región no hay muchas especialistas mujeres”, explicó.

Próximas Generaciones

A juicio del Dr. Jorge Boilet, el proceso de crecimiento de la especialidad genera un aporte a la formación de los especialistas: “Una de las fortalezas que tiene esta Facultad es la cercanía con los docentes, el ambiente familiar que se genera y, obviamente, todos los conocimientos entregados. No dudo que quienes salimos de esta Universidad, salimos bien formados para atender a nuestra población”, sentenció el profesional que cumplirá su período asistencial en el Hospital San Pablo de Coquimbo.

Visión que es compartida por la Dra Núñez, pues considera importante que las próximas generaciones tengan la certeza de la calidad de la enseñanza: “Están en una buena beca, y hay que tener la confianza en la formación que nos dan porque, en realidad, es buena y es comparable con Santiago y con otras Universidades. Tiene muchas fortalezas y entrega muchas posibilidades quirúrgicas y, además, es una beca es muy familiar: existe mucho apoyo de los docentes y del personal de los hospitales quienes van haciendo de uno un gran profesional".

Con miras a quienes inician el mismo proceso, el Dr. Boilet indicó que “a pesar de ser una especialidad nueva tiene muchas fortalezas, principalmente, por el acceso a realizar procedimientos, la cercanía a los tutores y la mejora continua en la formación”.

Con el objetivo de seguir contribuyendo en la solución de los problemas gineco-obstétricos de nuestra región, en 2017 seis nuevos médicos entrarán al programa de la especialidad. Ellos, tal como la Dra. Núñez y el Dr. Boilet esperan convertirse en un gran aporte para la salud de los habitantes del norte de nuestro país.