Durante la ceremonia se entregaron reconocimientos al “Mejor Compañero” y “Mejor alumno” de la generación.

Acompañados de sus familiares y en medio de la emoción de una etapa culminada, un total de 33 estudiantes pertenecientes a la carrera de Kinesiología de la Universidad Católica del Norte celebraron su Ceremonia de Investidura, instancia en la que se formaliza el inicio de sus prácticas profesionales.

La actividad se realizó en el Salón Auditorio del Campus Guayacán y contó con la presencia de diversas autoridades universitarias, encabezadas por la Secretaria Docente y Estudiantil de Sede, Carolina Fuentes.

“Esta es una etapa inolvidable en la vida de cualquier profesional de la salud, esperamos que nuestros jóvenes se den cuenta que no sólo somos terapeutas físicos sino que muchas veces somos un apoyo para el paciente y su familia”, señaló Pamela Sepúlveda, jefe de la carrera de Kinesiología.

La profesional llamó a los jóvenes a vivir intensamente este proceso y sacar el máximo de aprendizaje, “simplemente disfruten de esta etapa, vívanla al máximo, aprenden y logren sacar el mejor provecho a esta instancia que están viviendo”.

Durante la ceremonia, además, se distinguió a los estudiantes Brian Cortés y Nadia Rivera, quienes recibieron reconocimientos como “Mejor compañero” y “Mejor alumna”, respectivamente.

Cabe destacar que los alumnos recibieron la bendición por parte del asesor del Departamento de Pastoral y Cultura Cristiana, Ariel Robledo, quien los alentó a ejercer sus prácticas profesionales con la vocación social que caracteriza a la UCN.

Finalmente, Hernán Soto, en representación de los estudiantes, fue el encargado de leer un discurso en el que plasmó las vivencias que compartieron durante su paso como alumnos de la UCN y las enseñanzas que recibieron de sus profesores.