Según lo Organización Mundial de la Salud, en los últimos cinco años, los casos de cáncer de piel han aumentado de 20 a 25 casos por 100.000 habitantes.

Invitada por la Secretaría Ministerial de Salud Coquimbo, la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad Católica del Norte se hizo presente durante el lanzamiento de la campaña de prevención contra el cáncer de piel “Juntos y Juntas contra el cáncer”.

La actividad se realizó el pasado 27 de diciembre en el Anfiteatro del Mar, ubicado en el sector Peñuelas, y tenía por objetivo promocionar la prevención del cáncer de piel durante el periodo estival entre todos aquellos que trabajan en el borde costero o disfrutan de él.

Durante la jornada, los representantes UCN promovieron una alimentación saludable y protectora contra los diferentes tipos de cáncer, no sólo el de piel, educando a la población acerca de las propiedades de los alimentos según su color y la importancia de su variedad en la dieta habitual, haciendo énfasis en los antioxidantes que ellos disponen.

Cabe señalar que la principal causa del cáncer de piel es la exposición prolongada al sol sin la protección adecuada. El daño solar es acumulable, las exposiciones reiteradas e indiscriminadas producen a largo plazo un envejecimiento prematuro, lesiones precancerosas y cáncer de piel.

El cáncer de piel es el tipo más común de los cánceres en el ser humano. En los últimos 30 años más gente ha desarrollado un cáncer de piel que cualquier otro tipo de cáncer y según lo Organización Mundial de la Salud, en los últimos cinco años, los casos de cáncer de piel han aumentado de 20 a 25 casos por 100.000 habitantes.

De acuerdo al último reporte de Radiación UV y Cáncer de Piel elaborado por la Corporación Nacional del Cáncer (CONAC) en conjunto a la Universidad de Santiago de Chile (Usach) se informa que este año se evidencia una disminución del agujero de la capa de ozono en comparación a 2015 -de 28 millones de km2 a 23 millones de km2– cuando la abertura registraba su mayor tamaño de los últimos 35 años. No obstante, tal como en el periodo anterior, la radiación UV se mantiene dentro de los niveles más peligrosos de los últimos ocho años.

La forma más eficaz para prevenir el cáncer de piel es la educación: saber cómo, cuándo y cuánto exponernos al sol. El cáncer de piel es curable en la mayoría de los casos, por eso es importante hacerse exámenes propios constantes y visitar al dermatólogo por lo menos 1 vez al año como medida de prevención.