Intervenciones a nivel escolar constituyen una de las estrategias más importantes para enfrentar la obesidad en la población de menores de edad.

Bajo el nombre “Yo como sano” se realizó una entretenida intervención educativa a cargo de la alumna de quinto año de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad Católica del Norte, Claudia Astudillo, esto en el marco desarrollo de su internado comunitario.

La actividad tuvo lugar en el Colegio Nuestra Señora de Andacollo, ubicado en sector Las Compañías de La Serena, y tenía por objetivo fomentar la adquisición de conductas alimentarias saludables en los estudiantes y comunidad escolar, con énfasis en las temáticas alimentación saludable y actividad física.

“Estas instancias permiten vivenciar en espacios reales el quehacer del futuro profesional nutricionista, incorporando las habilidades necesarias que se requieren para trabajar con las comunidades”, señaló la interna Claudia Astudillo.

Cabe señalar que las intervenciones a nivel escolar constituyen una de las estrategias más importantes para enfrentar la obesidad en la población de menores de edad, ya que la cobertura escolar es prácticamente de un 100% en la escuela.

Asimismo, los primeros años de enseñanza básica constituyen un período de desarrollo de hábitos de alimentación, actividad física e higiene personal, además el contacto con los profesores es continuo, existe la posibilidad de integrar a los padres y el costo por niño en un programa de prevención es bajo, en comparación con los costos de tratar las morbilidades asociadas a estos factores.

“Lo óptimo es que estas estrategias integren todas las áreas relacionadas con la prevención de la obesidad en el niño, es decir, factores a nivel individual, escolar y del entorno. Deben aplicarse por un tiempo prolongado y es necesario evaluar todos sus componentes. Por este motivo, y considerando que la obesidad infantil es un problema de salud pública, para desarrollar una intervención de carácter integral, se requiere realizar acciones en las áreas mencionadas que tengan un impacto cuantificable en los factores de riesgo conocidos”, sostuvo la estudiante de Nutrición y Dietética.