Actividad “Ponte en mis zapatos” les permitió experimentar cómo viven personas que presentan diversidad funcional en Chile.

Cientos han sido los esfuerzos que, desde hace varios años, se están desarrollando en nuestro país con la finalidad de potenciar la inclusión social de personas que presentan alguna discapacidad. Tanto instituciones públicas como empresas privadas están conscientes de los desafíos que ello implica, sobre todo si se considera que, de acuerdo al CENSO de 2012, un 12% de la población total de Chile vive en esa situación.

Ante este panorama, la carrera de Kinesiología de la Universidad Católica del Norte no quiso quedar ajena a la problemática y puso a prueba a sus estudiantes de cuarto año, invitándolos a participar de una nueva versión de la actividad “Ponte en mis zapatos”.

“La iniciativa nace por la necesidad de generar instancias donde los estudiantes puedan vivenciar las barreras a las que se enfrentan las personas con discapacidad a diario y cómo poder superarlas para desenvolverse libremente”, explicó Karen Villegas, académica UCN y coordinadora de la actividad.

La profesional agrega que a través de estas experiencias se busca impactar en la formación profesional de los alumnos, logrando generar una conciencia inclusiva, fundamental en el ejercicio de su profesión.

“Queremos generar en nuestros estudiantes y en la comunidad universitaria en general, una conciencia inclusiva que va más allá de las barreras físicas que se presentan, sino también las que se imponen como sociedad. Y de esta manera, facilitar el acceso universal de las personas con discapacidad, ya que es tarea de todos eliminar las barreras y brindar igualdad de oportunidades”, sostuvo.

Por su parte, el jefe de la carrera de kinesiología, Alejandro Jorrat, destacó “los estudiantes están muy entusiastas de poder colocarse en los zapatos de las personas con discapacidad. Cada vez hay más sensibilidad a no excluir a nadie, por eso esta actividad es tan relevante ya que a través de la vivencia, los jóvenes se sensibilizan con su profesión, que tiene que ver, justamente, con ponerse en el lugar del otro para poder entender este modelo biopsicosocial en que la enfermedad es más que una sola patología, sino que tiene que ver con un montón de cosas que están implícitas en las personas”.

Cabe señalar que durante la jornada, los jóvenes recorrieron las instalaciones de la UCN y participaron de diversas actividades que se desarrollaban en ese momento en el Campus Guayacán.

EXPERIENCIA ENRIQUECEDORA

Para Francisca Navarrete, alumna de cuarto año de Kinesiología UCN, la experiencia es, sin duda, enriquecedora, “es una muy buena instancia para poder ponernos en los zapatos de nuestros pacientes y poder vivenciar las limitaciones que ellos tienen en su diario vivir, sobre todo, a través de esta actividad podemos observar cómo está la infraestructura de nuestra universidad en temas de inclusión”.

Opinión que fue compartida por su compañero de carrera Hernán Soto, “es una experiencia súper bonita, al final uno termina conociendo un poco más el área de la discapacidad, que además está súper olvidada”.